Algunos hispanos vivimos sin temer a a los fantasmas,

algunos ponemos nuestras esperanzas en la ciencia en vez de la oración,

algunos hemos elegido vivir sin religión y confiar en el conocimiento humano posible…

...y, aunque no lo creas, hemos podido vivir bastante bien.

Sunday, April 24, 2011

Hitchens: una carta con mucha dignidad !

Estos días se está llevando a cabo una convención de ateos de Estados Unidos. En la misma Christopher Hitchens estaba supuesto a aparecer pero tuvo que cancelar su charla porque se ha quedado sin voz. Envió una carta que PZ Myers reprodujo en su blog, Pharyngula, y aquí se las reproduzco en español.

Hitchens, considerado uno de los Cuatro Jinetes del Nuevo Ateísmo junto a Richard Dawkins, Daniel Dennett y Sam Harris, es el autor de libros como The Missionary Position, donde habla de la hipocresía de la Madre Teresa, y God is Not Great, con el subtítulo “la religión lo envenena todo”. Hitchens tuvo que cortar la gira promocional de su biografía, Hitch-22, para someterse a tratamiento por cáncer en el esófago.

Carta de Hitchens (fuente):

Queridos amigos no creyentes,

Nada me habría impedido unirme a ustedes, excepto la pérdida de la voz (por lo menos mi voz que habla) que a su vez se debe a una larga discusión que actualmente estoy teniendo con el espectro de la muerte. Nadie gana este argumento, aunque hay algunos puntos sólidos que se realizan mientras el debate continúa. He encontrado, según el enemigo se hace más familiar, que toda la defensa especial para la salvación, la redención y liberación sobrenatural se vuelven aún más huecas y artificiales para mí que lo eran antes. Espero poder ayudar a defender y transmitir las lecciones de esto por muchos años, pero por ahora he encontrado colocar mi confianza en dos cosas: la habilidad y el principio de la ciencia médica avanzada, y la camaradería de innumerables amigos y familia, todos ellos inmunes a los falsos consuelos de la religión. Son estas fuerzas entre otras, que acelerará el día en que la humanidad se emancipe de los grilletes mentales forjados de servilismo y superstitición. Es nuestra solidaridad innata, y no un déspota del cielo, la fuente de nuestra moral y nuestro sentido de la decencia.

Ese sentido de la decencia esencial está indignado cada día. Nuestro enemigo teocrático está a la vista. Proteica en la forma, que se extiende desde la amenaza abierta de los mulás con armas nucleares a las campañas insidiosas para embrutecer enseñando pseudo-ciencias en las escuelas estadounidenses. Pero en los últimos años, ha habido signos alentadores de una resistencia genuina y espontánea a esta tontería siniestra: una resistencia que repudia el derecho de los agresores y tiranos para hacer la absurda afirmación de que tienen a Dios de su lado. Haber tenido un pequeño papel en esta resistencia ha sido el mayor honor de mi vida: el patrón y originales de toda dictadura es la entrega de la razón al absolutismo y el abandono de la investigación crítica y objetiva. El nombre barato para este engaño mortal es la religión, y debemos aprender nuevas maneras de combatirlo en la esfera pública, tal como hemos aprendido a liberarnos de él en privado.

Nuestras armas son la mente irónica contra la literal: la mente abierta contra los crédulos; la búsqueda valiente de la verdad contra las fuerzas de miedo y miseria que establecen límites a la investigación (y que tontamente afirman que ya tenemos toda la verdad que necesitamos). Tal vez por encima de todo, afirmamos la vida por encima de los cultos de la muerte y el sacrificio humano y tienen miedo, no de la muerte inevitable, sino más bien de una vida humana que es estrecha y distorsionada por la necesidad de ofrecer adulación patética sin sentido, o la creencia sombría de que las leyes de la naturaleza responden a lamentaciones y conjuros.

Como los herederos de una revolución laica, los ateos americanos tienen una responsabilidad especial de defender y respetar la Constitución que patrulla la frontera entre la Iglesia y el Estado. Esto, también, es un honor y un privilegio. Créanme cuando digo que estoy con ustedes, aunque no corporalmente (y sólo metafóricamente en espíritu …) Resolver para construir la pared de la separación de Jefferson. Y no mantener la fe.

Sinceramente

Christopher Hitchens

No comments:

Post a Comment