Algunos hispanos vivimos sin temer a a los fantasmas,

algunos ponemos nuestras esperanzas en la ciencia en vez de la oración,

algunos hemos elegido vivir sin religión y confiar en el conocimiento humano posible…

...y, aunque no lo creas, hemos podido vivir bastante bien.

Saturday, April 30, 2011

Definiendo a Dios: Dan Barker






A Favor de la Apostasía



El bautismo, esencialmente un hecho cristiano, es un rito que comenzó primero por convicción pero que después pasó a ser una tradición.


En nuestros días, sobre todo se practica por tradición. En la mayoría de los casos, la persona que ha sido bautizada, no ha sido consultada si deseaba bautizarse. Se trata pues, muy a menudo, de una elección hecha en nuestro nombre por un tercero (padres). No hay pues consentimiento y el acto consecuentemente es una imposición.


Considerando que cuando nacieron, les bautizaron sin su consentimiento, algo que traiciona el mensaje de Jesús, puesto que él sólamente bautizaba a los adultos, actualmente, apostatando, ustedes reestablecen la verdad y ponen fin a esta traición.


Considerando que el papa Juan Pablo II y sus obispos han renunciado a sancionar a los sacerdotes de su Iglesia culpables de gestos criminales: pedofília, violaciones o abortos de religiosas, nosotros sugerimos a todos los que condenan esos crímenes, que apostaten. De esta manera, la apostasía será su sanción.


Considerando que desean disociarse de una Iglesia de la que no están de acuerdo, está completamente justificado el apostatar*.





http://www.apostasynow.org/spanish/index.php

Necesito Consejo


Para aquellos que no saben de la controversia que tiene que ver con la Dra. Laura Schlessinger: ella es una animadora de radio que dispensa consejos a la gente que llama a su programa de radio. Paramount Television Group actualmente está en producciones del programa de TV llamado "Dr. Laura". Recientemente Dr. Laura usa la biblia como referencia y ha hecho algunos comentarios en contra de los homosexuales que ha causado que Canadá use las leyes anti-odio para censurar su programa. La siguiente es una carta pública escrita por un estadunidense a Dr. Laura:

Querida Dr. Laura:

Muchas gracias por el buen trabajo que hace en educar a la gente sobre las leyes de Dios. He aprendido mucho gracias a su programa, y trato de compartir ese conocimiento con la más gente que pueda. Cuando alguien trata de defender el estilo de vida homosexual, por ejemplo, yo simplemente les recuerdo que Levítico 18:22 dice claramente que eso es una abominación. ¡Fin de debate! Sin embargo necesito algunos consejos suyos en referencia a algunas de las leyes de Dios y como seguirlas mejor.

a) Cuando quemo un novillo en el altar como sacrificio, yo se que le crea un olor placentero a Dios (Lev. 1:9). El problema son mis vecinos. Ellos dicen que el olor no es placentero para ellos. ¿Como los debo exterminar?

b) Me gustaría vender a mi hija como esclava, tal y como es sancionado en Éxodo 21:7. Hoy en día, ¿cómo cuanto cree usted que sería buen precio por ella?

c) Yo sé que no puedo tener contacto con una mujer mientras ella tiene su periodo menstrual de impureza (Lev. 15: 19-24). El problema es, ¿cómo le digo a ella? He tratado de preguntarles a las mujeres, pero la mayoría se ofenden.

d) Lev. 24:44 dice que yo puedo tener esclavos y esclavas, mientras sean comprados de las naciones vecinas. Un amigo mío dice que esto solo se aplica a los mexicanos pero no a los canadienses. Por favor clarifique. ¿Por qué no puedo tener esclavos Canadienses?

e) Tengo un vecino que insiste en trabajar el día santo del Señor. Éxodo 35:2 claramente dice que él tiene que morir por este pecado. ¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo?

f) Un amigo mío piensa que aunque es una abominación el comer langostas, cangrejos, y ostras (Lev. 11:10), es menos abominación que la homosexualidad. Yo no estoy de acuerdo. Ud. ¿qué opina?

g) Lev (22:20) dice claramente que yo no me puedo acercar al altar de Dios si tengo un defecto. Tengo que admitir que uso lentes para leer pues mis ojos son cortos de vista. ¿Tengo que tener visión 100% perfecta?

h) La mayoría de mis amigos tienen el pelo corto, incluyendo el pelo alrededor de las sienes, aunque esto está directamente prohibido por Lev. 19:27. ¿Cómo deben de morir?

i) Yo sé por Lev. (11:6-8) que el tocar la piel de un cerdo me hace impuro, pero ¿puedo jugar futbol americano si uso guantes?

j) Mi tío Ignacio tiene una finca. El viola Lev. (19:19) porque planta 2 tipos de sembrados en el mismo campo, al igual que su esposa viola la ley de Dios porque usa ropa hecha de 2 tipos de hilos (combinación algodón y poliéster). El también dice muchas maldiciones y blasfemia, especialmente cuando está de mal humor. ¿Es verdaderamente necesario que nos tomemos el tiempo de juntar a todo el pueblo para apedrear a mi tío y su esposa tal y como lo ordena Lev. (24:10-16)? ¿Mejor no sería quemarlos hasta que mueran durante una reunión privada familiar así como hacemos con los que se acuestan con sus cuñados o cuñadas (Lev 20:14)?

Tengo muchísimas preguntas más, pero es todo por ahora. Yo se que usted ha estudiado estas cosas con mucho detalle, de modo que confío me ayudará. Gracias de nuevo por recordarnos que la palabra de Dios es eterna e inmutable. -- Su fiel oyente, John

(Traducción por David T.)

Thursday, April 28, 2011

Bienvenido a este Mundo

¿Por qué los ateos no creemos en la historia de la redención de Jesús?

Por: Ferney Yesyd Rodríguez Vargas

Las celebraciones de la semana santa se han encargado de fijar en la mente de las gentes los eventos de los últimos días de Jesús, según como los narran los evangelios. Según la historia oficial hubo una entrada triunfal en Jerusalén, luego una última cena, la traición de Judas, el juicio ante Pilatos, la crucifixión, y luego el domingo la resurrección.

El cristianismo enseña que el acto de martirio de Jesús era parte del plan de salvación de la humanidad. Solo con el derramamiento de sangre y el sacrificio del hijo de Dios, que es también Dios (¿?), se podría salvar al ser humano.

¿Salvarnos de qué?

Salvarlo de la muerte eterna. En el cristianismo el sacrificio de Jesús es necesario para garantizar el acceso de los humanos a Dios. Por ello es posible que la gente buena al morir vaya al cielo (según la doctrina católica y evangélica), o que pueda ir al cielo después de una resurrección futura que se dará tras la segunda venida de Jesús (según la doctrina adventista y otras).

Asumiendo que hay un cielo tras la muerte ¿cómo lo saben? Toda la doctrina es un cheque en blanco en el que no hay forma de comprobarlo. Algunas personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte han descrito un túnel de luz. Hoy sabemos que esa experiencia se debe a una caída en los niveles de oxígeno en el cerebro, que conllevan a estas experiencias que pueden ser catalogadas como místicas. Y de la muerte nadie ha regresado para decirnos si el dogma es cierto o falso.

Acceder a la salvación incluye adherirse al credo. Lo que llaman “aceptar a Jesús”. Creer que Jesús murió por nuestros pecados. Claro está, que este plan deja muchas cosas de lado ¿y qué ocurre con los chinos y aborígenes australianos que nunca oyeron hablar de Jesús? ¿Por qué un ateo, judío o agnóstico que sea bueno no puede acceder a la salvación simplemente siendo bueno, y no haciendo una declaración de fe de algo de lo que no hay evidencia o que no hizo parte de su tradición cultural?

Claramente parece que el imperativo de aceptar un dogma como requisito para la salvación es un anzuelo que favorece la dispersión del cristianismo. Como contraataque los cristianos dicen que es mejor aceptar a Jesús. ¿Qué pierdes?, dicen, en cambio si el incrédulo se equivoca pierde la vida eterna y se va al infierno. Este argumento, conocido como la apuesta de Pascal, se cae si lo examinamos de cerca. ¿Y qué tal que los cristianos esten errados, el islam sea la religión correcta y se condenen por decir que Jesús es Dios, algo que prohibe expresamente el Corán?


¿Y si nos salvaron cuándo fue que nos perdimos?

El cristianismo formula que fueron los primeros humanos de la narración bíblica, Adán y Eva, quienes al desobedecer a Dios fueron expulsados del paraíso, y condenados a envejecer y morir, y no solo ellos sino toda la extirpe humana.

Dice la Biblia en la epístola a los Romanos: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”

A lo anterior añade el catolicismo que todos los humanos nacemos con una mancha de “pecado original” una especie de culpa hereditaria de la que solo se salvaron Jesús y su madre María.
Pero aquí el dogma choca con la realidad histórica. Nunca hubo Adán y Eva, así que tampoco hubo una serpiente tentando a Eva a comer un fruto prohibido por Dios, ni expulsión de paraíso ni castigo a la mujer haciendo dolorosos sus partos. Adán y Eva son un mito.

El registro fósil nos muestra que la muerte siempre ha existido a la par de la vida, y que la extinción ha sido paralela a la evolución de nuevas especies. Nuestros antepasados australopitecos envejecían y morían. El dolor del parto fue fruto de la evolución de un cerebro más grande junto con la postura bípeda que puso el canal de parto mirando hacia abajo. Los australopitecos no tuvieron partos dolorosos, no tanto por un castigo divino, sino porque sus crías nacían con cerebros más chicos que los nuestros.

Las explicaciones teológicas dejan por fuera un dato inquietante. Dicen los cristianos que tras el pecado original entró la muerte al mundo. Pero, ¿porqué también condenar a muerte a las plantas y animales? ¿Qué mal hicieron ellos? ¿Es esto justo? ¿Dónde queda la misericordia de Dios?. De nuevo la ver el registro fósil sabemos que la muerte de los organismos, la depredación y el aprasitismo surgen en la lucha por la existencia, afinándose por la selección natural. El gorrión que muere en garras de un halcón no es culpa de Eva o de los caprichos castigadores de Yavhé sino de la naturaleza.

Claro esta, que los primeros teólogos cristianos no sabían nada de los orígenes reales de nuestra especie, y creían a pie juntillas la historia de Adán y Eva, con su pecado original. Pero, sin pecado original ¿para qué salvación? O en otras palabras, ¿Jesús se sacrificó en la cruz por el pecado inexistente de una pareja mítica? Si aceptamos los orígenes reales de nuestra especie, como lo hacen muchos católicos, basta preguntar ¿murió Jesús también por los neandertales? ¿Hay neandertales y "sinantropos" en el cielo?


¿Y por qué ese plan de salvación?

También cabe preguntarnos por qué era necesaria la tortura y sacrificio de un inocente por toda la humanidad. Los cristianos sin duda responderán mencionando Hebreos 9 que dice que “sin derramamiento de sangre no se hace remisión”. El pasaje de los hebreos recuerda como en el Viejo Testamento el dios Yavhé ordenaba sacrificios de corderos, tórtolas, chivos, toros, etc., para expiar los pecados del pueblo. Pablo, autor de la epístola a los romanos muestra a Jesús siendo sacrificado como un cordero por toda la humanidad.

Pero lo anterior no responde al porque. Salvo que se estipule que esta es la voluntad de Dios. Una voluntad de hecho cuestionable. Primero que todo ¿para que esa masacre de animales por los pecados cometidos por los humanos? ¿Qué culpa tenían los animales? ¿Dónde está el sentido de compasión por los inocentes, en este caso los animales? Segundo, ¿No le bastaba con simplemente decir los perdono y ya? ¿O simplemente darle la salvación a los que se arrepintieran de sus faltas, resarcieran el mal y fueran mejores personas sin tener que hacer una crucifixión sangrienta? Igual si él es el que pone las normas ¿por qué no lo hizo?

Dicen los cristianos que el sacrificio de Jesús es el rescate de Dios a la humanidad. Suena como un intercambio en una escena de secuestro, en la que se envía a alguien para que se libere a un secuestrado. Pero ¿Quién sería el secuestrador? La respuesta cristiana es: el diablo.

Diablo que por cierto Dios mismo no destruyó cuando se rebeló, y que permitió que tentara a Adán y Eva. Si Dios ya lo tiene predestinado para ser destruido –según el Apocalipsis- ¿por qué no lo destruyó antes de que tentase a Adán y a Eva? Toda la humanidad estaría viviendo ahora mismo en el paraíso, y nunca tendría Jesús que venir a ser clavado en una cruz.

La teología cristiana está fundada sobre absurdos que no resisten un análisis lógico.


¿Murió por nuestros pecados?

Pero a la teología cristiana le espera otro golpe con la lógica. Sucede que los eventos más celebrados por los católicos: el nacimiento, la muerte y la resurrección de Jesús son precisamente los que menos evidencias históricas tienen. Si es que alguno lo tiene.

En cuanto a la historia de la navidad, este aspecto ya se analizó en otro artículo de Sindioses.org

Respecto a la muerte por crucifixión y su resurrección resulta sorprendente que ningún historiador contemporáneo independiente narre los hechos finales de Jesús, así como otros más espectaculares asociados a este como que hubo un gran terremoto cuando Jesús murió (Mateo 27:51), que el cielo se oscureció (Mateo 27:45), que el velo de templo judío se rasgo, o que tras la resurrección de Jesús hubo otras resurrecciones.

En los documentos históricos contemporáneos o un poco posteriores a la época de Jesús solo lo mencionan cuatro: Flavio Josefo, Plinio el Joven, Suetonio y Tácito. El primero lo cita en la obra Antigüedades Judaicas, pero el único pasaje que lo menciona es tardío y muy probablemente añadido por cristianos.

En este pasaje supuestamente Josefo dice “Él era Cristo. Y cuando Pilatos oyó que era acusado por nuestros gobernantes, lo condenó a la cruz. Aquellos que lo habían amado desde el principio no perdieron la fe en él, y él apareció ante ellos, redivivo, el tercer día, porque los profetas habían previsto esta y otras mil maravillas sobre él”. Algo difícil de creer que viniese de Josefo porque según narra Orígenes, padre de la Iglesia y conocedor de la obra de las Antiguedades judaicas en el siglo III, Josefo no reconocía a Jesús como Mesías, algo de lo que él se lamentaba.

Así que el parrafito de la obra de Josefo en el que este acepta la resurrección de Jesús fue añadido muchos años después de escrita la obra original. También Clemente de Alejandría, anterior a Orígenes comenta que Josefo no dijo “nada de las cosas maravillosas que hizo el Señor”

De los otros historiadores, Plinio el Joven habló genéricamente de los cristianos. Suetonio no dice nada de los hechos de la vida de Jesús, solo Tácito dice que “Cristo, de quien toman el nombre, fue condenado por Poncio Pilatos, procurador de Judea durante el reinado de Tiberio”. Pero Tácito no consultó sus fuentes. Él se limita a repetir lo que dicen los cristianos. Si Tácito hubiera consultado sus fuentes habría encontrado que Pilatos no fue procurador sino perfecto.

Yéndonos a los evangelios se nota que los primeros de ellos no mencionan nada de la muerte de Jesús, ni de su resurrección. De los cuatro evangelios, los de Mateo, Marcos y Lucas muestran grandes similitudes. Los estudiosos han concluido que Marcos es la fuente de Lucas y Mateo. La fuente de Marcos es llamada la fuente Q (del alemán Quelle = fuente) y estos primeros escritos no llaman a Jesús como Cristo (que significa Mesías), ni hablan de su muerte y resurrección.

Es altamente probable que Jesús, de haber existido, fuera un predicador más de los de su época, quizás predicaba el amor al prójimo en lugar del “ojo por ojo y diente por diente”. Jesús no fundó religión alguna, y si llegó a morir ejecutado poco tenía en mente de ofrecerse en sacrificio por la humanidad. De haber sido esto así, bien le faltó a la Biblia o al Espíritu Santo haber especificado un capítulo claro sobre el plan de salvación para que después no hubiese tantas sectas que difieren en si la salvación es por obras o por la fe, católicos y luteranos ejemplifican ambos casos, o si la recompensa del cielo será tras la muerte o después de un segundo advenimiento, como en el caso de católicos y adventistas respectivamente. También tan valiosas aclaraciones habrían evitado que hubiese ateos que dudan de toda la farragosa teología cristiana.

¿Dónde están los textos de los historiadores romanos hablando del terremoto en ese día de pascua y de la oscuridad que duró desde la hora sexta hasta novena? ¿Pudieron los historiadores haber dejado pasar una oscuridad de tres horas y un terremoto ocurridos el mismo día como si nada? ¿Y después nos preguntan que por qué no creemos?

Según cuenta Earl Doherty, en "¿Acaso no hubo un Jesús histórico?" en sus comienzos el cristianismo se refiere como “Salvador” no al nombre de un individuo humano sino (como el término Logos) a un concepto: una figura divina, espiritual, quien es el mediador de la salvación de Dios. “Cristo”, la traducción griega del “Mesías” hebreo, es también un concepto, significando el Ungido de Dios (aunque enriquecido por mucha connotación adicional). La creencia en alguna forma de Salvador Ungido espiritual—Jesús Cristo—estaba en el aire. Pablo y la hermandad de Jerusalén eran simplemente una corriente de este fenómeno ampliamente diseminado, aunque una importante y finalmente muy influyente. Más tarde, se añadirían a la persona de Jesús hechos milagrosos alrededor de su nacimiento, los milagros y la resurrección, creando un personaje que luego seria llevado a todos los rincones del imperio romano.

Afirmar que una religión puede nacer de hechos falsos no es una exageración. Basta ver como José Smith logró convencer a unos pocos, inicialmente en el siglo XIX, que Jesús había venido a América y que había existido toda una historia de unos pueblos llamados lamanitas y nefitas en América. Hoy los seguidores de esta doctrina, los mormones, son 14 millones en el mundo, de los cuales 1’300.000 viven en México. Una nación en la que nunca José Smith predicó.

Miles de personas son creyentes de la Cienciología, una doctrina creada por un escritor de ciencia ficción, L. Ron Hubbard, quien no obstante ser conocido como escritor de historias irreales logró encontró fieles para su religión que incluye a un emperador intergalactico llamado Xenu. ¿Por qué entonces habría de extrañarnos que entre el siglo I y II se fabricase la doctrina de un mesías que murió por nuestros pecados?

En medio de todo el absurdo de la teología cristiana encontré un versículo que es 100% veraz: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.” 1 Corintios 15: 14

Ahí lo tienen. Lo cierto es que no hay evidencia histórica de la resurrección de Jesús, ni que el sea mesias ni que haya fundado una religión o especificado en detalle un plan de salvación. Los escépticos solemos recordar las palabras de Carl Sagan cuando dijo "A grandes afrimaciones grandes evidencias". Así pues la invitación es examinar críticamente las creencias y exigir pruebas antes de aceptarlas. La creencia ciega solo beneficia a los traficantes de la fe. Por el momento seguiré dudando.


Fuente: Blog Sin Dioses

El Gesto Hipócrita de Dios


Hace unos días tuve una conversación con una amiga cristiana la cual decidió que ya era hora de convencerme que el reino de Jehová y el amor de Jesucristo salvarán mi alma.

Marta – Francisco, ¿crees en Dios?

Francisco – ¿A cuál de todos los miles de dioses concebidos por la mentalidad humana te refieres?

Marta – ¡Al Dios de la Santa Biblia!

Francisco - ¿A cuál de las 28 versiones de biblias te refieres? Por ejemplo, tú sabes que la biblia católica es diferente a la protestante, ¿no?

Marta – Bueno, no importa, el mensaje es parecido. Todas dicen que Dios padre, en forma del Espíritu Santo engendró a María con su único hijo el cual es Jesus. Jesus es Dios también formando parte de la santa trinidad.

Francisco – los 3 son uno y cada uno es el mismo, ¿cómo puede ser eso posible?

Marta – Ah, eso es uno de los grandes misterios que serán revelados cuando vayamos al cielo (apuntando arriba)

Francisco – Espero que las naves espaciales no se estrellen contra “el cielo” (apuntando arriba también).

Marta – Francisco, ¡no puedes negar que Dios es un ser muy bueno por sacrificar a su único hijo para perdonar nuestros pecados!

Francisco – Déjame ver si entiendo esto bien: Dios padre es Dios. El Espíritu Santo es el mismo Dios y Jesus es el mismo Dios también – todos tres son un mismo Dios. ¿Correcto?

Marta – ¡Correcto! (Con gran sonrisa de satisfacción).

Francisco - O sea que Dios violó a una muchacha palestina y..

Marta – ¡Un momento! ¿Violó?

Francisco – Claro que sí. Nadie le pidió permiso a Maria, Dios no le pidió su consentimiento. Si tu hija viene y te dice que un hombre la dejó embarazada mientras ella dormía, el hombre seria puesto en la cárcel por violador. ¡Embarazar a una muchacha sin su permiso es violación!

Marta – mmm…. Bueno, continua…

Francisco – Dios embarazó consigo mismos a esta joven palestina. El resultado es un híbrido mitad hombre, mitad dios,…

Marta - ¿Cómo? Jesus era un humano como cualquier otro. Jesus quería vivir como humano para demostrarnos que podemos vivir buenas vidas como humanos.

Francisco – Estas equivocada. Si vamos a creer lo que dicen las biblias, ¿cuántos humanos conoces tu que caminan sobre el agua, convierten agua en vino, o le dan de comer a miles con 5 panes y 3 pescados? ¿Cuántos humanos pueden predecir el futuro? Jesus (Dios) sabía que iba a ser crucificado y le dijo a sus apóstoles que resucitaría en 3 días. Todo esto porque el era un dios, no un humano.

Marta – Sí, pero Jesus murió crucificado en gran dolor para perdonar nuestros pecados.

Francisco - ¡Incorrecto! Dios tiene la opción de perdonar los pecados sin necesidad de mentir. Dios (Jesus) pretende morir pero ya sabía que todo era como una siesta, lo cual es un gesto muy hipócrita.

Marta – Pero fue un gran sacrificio porque sufrió con los azotes de los romanos.

Francisco – Mi amigo Clarenzo sufrió 3 años de cáncer, vomitando y orinando sangre con los dolores más horrendos que te puedas imaginar, pidiendo y rogándole a todos sus amigos que por favor lo mataran para dejar de sufrir. Finalmente murió en un sufrimiento que es mucho peor que el mal fin de semana de tubo Dios (Jesus).

Marta – Pero, Jesus se sacrificó por nosotros…

Francisco – Mira, si Jose, el barrendero de mi oficina, lo para la policía por velocidad y le dan una multa de 150 dólares, a él le va a doler mucho pues tendría que comprar menos comida para su familia, dejar de arrendar películas por 3 meses, etc. Digamos que un rato más tarde, el mismo policía para al multi-billonario Bill Gates y le da la misma multa. ¿Crees tú que el sacrificio es igual? Esos 150 dólares no son nada para Bill, pero son una gran fortuna para Jose. El que un dios eterno sufra un par de días es nada comparado con el tiempo infinito de su supuesta existencia, mientras que para Jose, un simple human que solo vive un instante en relación al tiempo cósmico, es un tremendo y gran sacrificio.

Marta – ¿que quieres decir con todo esto?

Francisco – De que el gran sacrificio de tu dios: violar a una joven inocente, engendrarse así mismo en ella, vivir como superman caminando en el agua y calmando tormentas, luego pretendiendo morir para que así él mismo se pueda dar permiso para perdonar los pecados humanos es ridículo. ¡Todo eso es una farsa! Más lógico fuese perdonar si es que va a perdonar, sin tan gran show que insulta la inteligencia.

Marta – Bueno, veo y entiendo tu punto, pero alguna razón tendrá Dios para haber hecho lo que hizo.

Francisco – O tal vez, tales fabulas son la imaginación de un grupo de nómadas, arreadores de ovejas y camellos, los cuales, en la era de bronce, no tenían mejor explicaciones sobre la naturaleza del mundo; no tenían las herramientas del método científico que ahora nos permite evaluar más lógicamente las cosas sin tener que recurrir a creer sin evidencia (también llamado fe).

Marta – No me gusta conversar contigo porque me confundes – hablamos después – ¡Ciao!

Francisco – Bueno, que te vaya bien. La próxima vez podemos conversar sobre la otra idea imaginaria llamada alma.

Wednesday, April 27, 2011

Parábola del criador de perros


Había una vez un hombre que criaba perros. A medida que pasaban los años, trabajó para producir una camada de animales fuertes, inteligentes y leales. Por fin, desarrolló una raza única de animales la cual, le gustaba pensar, reflejaba lo mejor de su propia naturaleza. Y por un tiempo todo estuvo bien. Después, los animales comenzaron a luchar. Peleaban entre ellos mismos y con las otras razas. Luchaban y se herían y mataban, a menudo por razones triviales, a veces sin razón alguna. Lo peor de todo, a los ojos del criador, fue que los perros se volvieron desobedientes, a veces ni siquiera lo reconocían como el amo. Como no pudo soportar este salvajismo ni tolerar más esta desobediencia arrogante, el criador decidió que debería destruirlos. Planeó cómo matarlos, pero entonces tuvo otra idea.

El amaba tanto a sus perros, a pesar de su salvajismo irremisible, que decidió colocar a su joven hijo en la perrera como un modelo de inocencia y virtud, para salvar a los perros de ellos mismos. Seguramente, ante la presencia de tan obvio ejemplo, un maestro enviado por su amo, los perros se volverían humildes y aprenderían a rechazar su monstruosa forma de comportarse. Pero en su corazón, el criador sabía que esto no pasaría. Él sabía que los perros matarían a su hijo. Y así lo hicieron. Los perros desgarraron las vestimentas del joven y lo despedazaron en trozos sangrantes.

El loco criador continuó amando a sus perros y les dijo: "Cualquiera de vosotros que crea que este era mi hijo, al cual permití matar por vuestra causa, no lo castigaré sino que lo llevaré a que viva conmigo en mi casa."

Cualquier ser humano que hiciera tal cosa a su propio hijo sería condenado inmediatamente como un loco inmoral y maligno. En cualquier sociedad humana, una persona que permita el asesinato de un inocente a causa de los que no lo merecen, y lo llame "amor", es visto justamente como un enfermo, inmoral y maligno. Si abrazamos esta opinión del humilde criador de perros, ¿qué podemos decir entonces de una Deidad omnipotente y omnisciente que hiciera lo mismo? ¿Cuánto más enfermiza, inmoral y malvada debería ser una Deidad para cometer un acto moralmente equivalente? Esta es la obvia y plana abominación moral en el núcleo de la Cristiandad: el Dios Cristiano tiene la moral de un criador loco de perros que alimenta monstruos con su hijo. Para negar esta conclusión debemos abandonar, no sólo la razón, sino también la simple decencia humana.

Monday, April 25, 2011

El Espejismo de Dios: Richard Dawkins



En su libro, "El Espejismo de Dios," Dawkins afirma la irracionalidad de la creencia en Dios y el daño que la religión ha causado a la sociedad, desde las Cruzadas hasta el 11-S. Con rigor e ingenio examina a Dios en todas sus formas, desde el tirano obsesionado por el sexo del Antiguo Testamento, hasta el benigno relojero celestial favorecido por algunos pensadores de la Ilustración, y así demuestra la improbabilidad de un ser supremo.

Algunas citas de Richard Dawkins:

"Lo que me preocupa de la religión es que le enseña a las personas a estar satisfechas con no comprender."

"Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en que han creído las sociedades. Algunos de nosotros fuimos un dios más allá".

"La fe es la gran “escabullida”, la gran excusa para evitar la necesidad de pensar y evaluar las diferencias. La fe es creer a pesar de (o incluso tal vez debido a) la falta de evidencias."

"Durante la primera mitad de la historia geológica nuestros ancestros eran bacterias. La mayoría de las criaturas hoy en día siguen siendo bacterias, y cada una de nuestros trillones de células son una colonia de bacterias."

"Dios existe, aunque sea solo en forma de meme con un alto potencial de supervivencia, o de poder infeccioso, en el medioambiente proporcionado por la cultura humana."

"Puede haber hadas en el fondo del jardín. No hay ninguna prueba de que sea así, pero tampoco puedes probar que no haya ninguna, de modo qué… ¿deberíamos ser agnósticos con respecto a las hadas?"

http://richarddawkins.net/

Entrevista al Científico Stephen Hawking




Tres consejos que les dió a sus hijos:

1. Recuerden mirar arriba, hacia las estrellas y no a tus pies.

2. Nunca se rindan de trabajar; el trabajo da sentido y propósito a la vida, la vida está vacia sin ella.

3. Si tienen la fortuna de encontrar el amor, recuerda que no es fácil de encontrar; no lo desperdicies.

Biografía:

(Stephen William Hawking; Oxford, Reino Unido, 1942) Físico teórico británico. Estudió matemáticas y física en el University College de Oxford, donde se licenció en 1962. En 1966 se doctoró en el Trinity Hall de Cambridge. A principios de los años sesenta tuvo los primeros síntomas de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad degenerativa neuromuscular que no le ha impedido progresar en su actividad intelectual.

Su interés científico se centró en el campo de la relatividad general, en particular en la física de los agujeros negros. En 1971 sugirió la formación, a continuación del big-bang, de numerosos objetos, denominados «miniagujeros negros», que contendrían alrededor de mil millones de toneladas métricas de masa, pero ocuparían solo el espacio de un protón, circunstancia que originaría enormes campos gravitatorios, regidos por las leyes de la relatividad.

En 1974 propuso, de acuerdo con las predicciones de la física cuántica, que los agujeros negros emiten partículas subatómicas hasta agotar su energía, para finalmente estallar. Ese mismo año fue elegido miembro de la Royal Society; tres años más tarde fue nombrado profesor de física gravitacional en Cambridge, donde dos años más tarde obtuvo la cátedra Lucasiana de matemáticas, la misma que ocupó Isaac Newton.

Sus esfuerzos para describir desde un punto de vista teórico las propiedades de los agujeros negros, así como la relación que estas propiedades guardan con las leyes de la termodinámica clásica y de la mecánica cuántica, se recogen en sus obras The Large Scale Structure of Space-Time (1973, en colaboración con G.F.R. Ellis), Superspace and Supergravity (1981), The Very Early Universe (1983), y el best-seller Historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros (1988).


Biografia Extraída de Biografias y Vidas

El Juramento de Ingersoll

Robert Green Ingersoll (1833-1899) fué un político Estadounidense muy famoso e influyente, orador y abogado que promovia el secularismo y el escepticismo religioso durante los mediados finales del siglo 19. Después de pelear en la guerra civil, y ocupar cargos públicos, se dedicó a su campaña antirreligiosa criticando las religiones establecidas y la autoridad de la Biblia. Escribió: "Algunos errores de Moisés," "Por qué soy agnóstico," "Los dioses," y "Superstición."


El Juramento de Ingersoll:

"Cuando me convencí de que el Universo es natural, de que todos los espíritus y dioses son mitos, entró en mi cerebro, en mi alma, en cada gota de mi sangre, el sentido, el sentimiento y la alegría de la libertad. Los muros de mi cárcel se desmoronaron y cayeron, la mazmorra se inundó de luz y todos los obstáculos y barreras y esposas se hicieron polvo. Ya no era más un servidor, un siervo ni un esclavo. No había espacio infinito. ¡Era libre! Libre para pensar, para expresar mis ideas, libre para vivir mi propia idea, libre para vivir por mí mismo y para aquellos a quienes yo amaba, libre para usar todas mis facultades, todos mis sentidos, libre para extender las alas de la imaginación, libre para investigar, para dudar y soñar y esperar, libre para juzgar y determinar por mí mismo, libre para rechazar todos los credos ignorantes y crueles, todos los libros “inspirados” que han producido los salvajes y todas las leyendas bárbaras del pasado, libre de papas y de sacerdotes, libre de todos los “llamados” y “los que se creen elegidos”, libre de los errores santificados y de las mentiras sagradas, libre del miedo al castigo eterno, libre de los monstruos alados de la noche, libre de demonios, fantasmas y dioses. Por primera vez yo era libre.No había lugares prohibidos en todos los lugares de la mente, no había aire ni alas de colores, no había cadenas para mis miembros ni azotes para mis espaldas, ni fuegos para mi carne, no había enojo ni amenaza del dueño, de inclinarme o adular o arrastrarme ni de proferir palabras mentirosas. Yo era libre. Permanecí enhiesto, y sin temblar, alegremente me encaré con todos los mundos. Y entonces mi corazón se llenó de gratitud, de agradecimiento y quedé enamorado de todos los héroes, de los pensadores que dieron sus vidas por la libertad de sus brazos y su cerebro, pro la libertad de trabajo y de pensamiento, de aquellos que cayeron en los feroces campos de batalla, de aquellos que murieron encadenados en sus mazmorras, de aquellos que ascendieron orgullosamente los peldaños del cadalso, de aquellos cuyos huesos fueron quebrantados, cuya carne fue marcada a fuego y arrancada, de aquellos consumidos por el fuego, de todos los sabios, los buenos, los valientes en todos los países, cuyas ideas y hechos han dado la libertad a los hijos de los hombres.Y entonces hice el juramento de empuñar la antorcha que aquellos habían llevado y mantenerla en alto, para que su luz pudiera seguir conquistando la oscuridad."

Lee más sobre este librepensador:


http://www.positiveatheism.org/tochingr.htm

Sunday, April 24, 2011

Hitchens: una carta con mucha dignidad !

Estos días se está llevando a cabo una convención de ateos de Estados Unidos. En la misma Christopher Hitchens estaba supuesto a aparecer pero tuvo que cancelar su charla porque se ha quedado sin voz. Envió una carta que PZ Myers reprodujo en su blog, Pharyngula, y aquí se las reproduzco en español.

Hitchens, considerado uno de los Cuatro Jinetes del Nuevo Ateísmo junto a Richard Dawkins, Daniel Dennett y Sam Harris, es el autor de libros como The Missionary Position, donde habla de la hipocresía de la Madre Teresa, y God is Not Great, con el subtítulo “la religión lo envenena todo”. Hitchens tuvo que cortar la gira promocional de su biografía, Hitch-22, para someterse a tratamiento por cáncer en el esófago.

Carta de Hitchens (fuente):

Queridos amigos no creyentes,

Nada me habría impedido unirme a ustedes, excepto la pérdida de la voz (por lo menos mi voz que habla) que a su vez se debe a una larga discusión que actualmente estoy teniendo con el espectro de la muerte. Nadie gana este argumento, aunque hay algunos puntos sólidos que se realizan mientras el debate continúa. He encontrado, según el enemigo se hace más familiar, que toda la defensa especial para la salvación, la redención y liberación sobrenatural se vuelven aún más huecas y artificiales para mí que lo eran antes. Espero poder ayudar a defender y transmitir las lecciones de esto por muchos años, pero por ahora he encontrado colocar mi confianza en dos cosas: la habilidad y el principio de la ciencia médica avanzada, y la camaradería de innumerables amigos y familia, todos ellos inmunes a los falsos consuelos de la religión. Son estas fuerzas entre otras, que acelerará el día en que la humanidad se emancipe de los grilletes mentales forjados de servilismo y superstitición. Es nuestra solidaridad innata, y no un déspota del cielo, la fuente de nuestra moral y nuestro sentido de la decencia.

Ese sentido de la decencia esencial está indignado cada día. Nuestro enemigo teocrático está a la vista. Proteica en la forma, que se extiende desde la amenaza abierta de los mulás con armas nucleares a las campañas insidiosas para embrutecer enseñando pseudo-ciencias en las escuelas estadounidenses. Pero en los últimos años, ha habido signos alentadores de una resistencia genuina y espontánea a esta tontería siniestra: una resistencia que repudia el derecho de los agresores y tiranos para hacer la absurda afirmación de que tienen a Dios de su lado. Haber tenido un pequeño papel en esta resistencia ha sido el mayor honor de mi vida: el patrón y originales de toda dictadura es la entrega de la razón al absolutismo y el abandono de la investigación crítica y objetiva. El nombre barato para este engaño mortal es la religión, y debemos aprender nuevas maneras de combatirlo en la esfera pública, tal como hemos aprendido a liberarnos de él en privado.

Nuestras armas son la mente irónica contra la literal: la mente abierta contra los crédulos; la búsqueda valiente de la verdad contra las fuerzas de miedo y miseria que establecen límites a la investigación (y que tontamente afirman que ya tenemos toda la verdad que necesitamos). Tal vez por encima de todo, afirmamos la vida por encima de los cultos de la muerte y el sacrificio humano y tienen miedo, no de la muerte inevitable, sino más bien de una vida humana que es estrecha y distorsionada por la necesidad de ofrecer adulación patética sin sentido, o la creencia sombría de que las leyes de la naturaleza responden a lamentaciones y conjuros.

Como los herederos de una revolución laica, los ateos americanos tienen una responsabilidad especial de defender y respetar la Constitución que patrulla la frontera entre la Iglesia y el Estado. Esto, también, es un honor y un privilegio. Créanme cuando digo que estoy con ustedes, aunque no corporalmente (y sólo metafóricamente en espíritu …) Resolver para construir la pared de la separación de Jefferson. Y no mantener la fe.

Sinceramente

Christopher Hitchens

¡Vivir! de Ayn Rand

Interesante fragmento de la novela corta ¡Vivir! de Ayn Rand.

Capítulo 11 de la novela "¡Vivir!"

N. del T.: Tras una vida entera sumido en la ignorancia colectivista, el protagonista descubre la palabra y el concepto de la individualidad.

Yo soy. Yo pienso. Yo quiero.

Mis manos... mi espíritu... mi cielo... mi bosque... esta tierra mía... ¿Qué debo añadir? Estas son las palabras. Esta es la respuesta.

Estoy aquí de pie, en la cumbre de la montaña. Levanto mi cabeza y extiendo mis brazos. He aquí mi cuerpo y mi espíritu, he aquí el fin de la búsqueda. Deseaba conocer el sentido de las cosas. Yo soy el sentido. Deseaba encontrar un permiso para existir. No necesito permiso alguno para existir; ni que me den el visto bueno para vivir. Yo soy el permiso y el visto bueno.

Son mis ojos los que ven, y la mirada de mis ojos confiere belleza a la tierra. Son mis oídos los que oyen, y la audición de mis oídos da su canción al mundo. Es mi mente la que piensa, y el juicio de mi mente es la única linterna que puede hallar la verdad. Es mi voluntad la que elige, y la elección de mi voluntad es el único edicto que debo respetar.

He conocido muchas palabras, algunas resultaron sabias y otras resultaron falsas, pero sólo tres son sagradas: "¡lo deseo así!"

Cualquiera que sea el camino que yo tome, la estrella que me guía está en mi interior; la estrella que me guía y la brújula que señala el camino. Señalan en una única dirección. Señalan hacía mí.

No sé si esta tierra en la que estoy es el corazón del universo o si no es más que una mota de polvo perdida en la eternidad. Ni lo sé ni me importa. Pues sé qué felicidad puedo alcanzar en esta tierra. Y mi felicidad no requiere un propósito más elevado para ser vindicada. Mi felicidad no es el medio para fin alguno. Ella es el fin. Es su propio objetivo. Es su propia razón de ser.

Tampoco soy yo el medio para que otros lleguen a los fines que anhelan conseguir. No soy una herramienta para que me usen. No son un sirviente de sus necesidades. No soy un vendaje para sus heridas. No soy un cordero a sacrificar en sus altares.

Soy un hombre. Este milagro de mi ser está para que lo posea yo y lo vele yo, y lo guarde yo, y lo use yo, y sea yo quien se arrodille ante él.

No cedo mis tesoros ni los comparto. La fortuna de mi espíritu no está para ser convertida en monedas de cobre y ser esparcida al viento cual limosna para los pobre de espíritu. Yo guardo mis tesoros: mi pensamiento, mi voluntad, mi libertad. Y el mayor de ellos es la libertad.

Nada debo a mis hermanos, ni voy buscando que estén en deuda conmigo. A nadie le pido que viva por mí, ni me ofrezco para vivir por los demás. No anhelo el alma de ningún hombre, ni está mi alma para que la anhelen los demás.

No soy ni amigo ni enemigo de mis hermanos, sino tan sólo lo que cada uno de ellos se merezca. Y para ganarse mi amor, mis hermanos han de hacer más que haber nacido. No otorgo mi amor sin razón alguna, ni al primero que se cruce en mi camino y me lo pida. Honro a los hombres con mi amor. Pero el honor es algo que cada cual ha de ganarse.

Escogeré amigos entre los hombres, pero no esclavos ni amos. Y escogeré sólo a los que me satisfagan, y a ellos les amaré y respetaré, pero no les mandaré ni les obedeceré. Y uniremos nuestras manos cuando queramos, o andaremos solo cuando así nos parezca preferible. Pues en el templo de su espíritu, cada hombre está solo. Que cada hombre guarde su templo intacto e inmaculado. Y entonces, que una sus manos con otros si lo desea, pero sólo más allá de su sagrado umbral.

Pues la palabra "Nosotros" jamás debe pronunciarse, salvo por propia elección y como segundo pensamiento. Esta palabra jamás debe ocupar el primer lugar en el alma del hombre; que sino se convierte en un monstruo, la raíz de todos los males sobe la faz de la tierra, la raíz de la tortura del hombre por parte de los hombres, y de una mentira indecible.

La palabra "nosotros" es como cal que se vierte sobre los hombres, se va depositando y se endurece como una piedra aplastándolo todo bajo su peso. Y lo blanco y lo negro se pierden en su color grisáceo. Es la palabra con la que los depravados roban la virtud a los hombres rectos, con la que los débiles roban el poderío a los fuertes, con la que los necios roban el conocimiento a los sabios.

¿En qué se queda mi alegría si todas las manos, incluso las más inmundas, pueden manosearla? ¿En qué se queda mi sabiduría si hasta los necios pueden mandarme? ¿En qué se queda mi libertad, si todas las criaturas, incluso las más viles e impotentes, son mis amos? ¿En qué se queda mi vida, si he de inclinarme, aceptar y obedecer?

Pero ya no tolero más este credo de corrupción.

He acabado con el monstruo "Nosotros", la palabra de la servidumbre, el saqueo, la miseria, la falsedad y la infamia.

Y ahora veo el rostro del dios, y alzo este dios sobre la tierra, este dios que los hombres han buscado desde que existen, este dios que les dará la alegría, la paz y el orgullo.

Este dios, esta sola palabra:

"Yo".



Traducido por Antonio Mascaró Rotger

Los Seres Humanos ¿El Centro de Todo? (Subtitulado al Español)